Relojes de Piloto: La historia de los míticos B-UHR tipos A y B


El mundo de la aeronáutica siempre ha estado muy ligado al de la relojería y viceversa.

Podríamos decir que existe un amor mutuo y que además ha sido muy apasionado; que ha dado excelentes frutos durante poco más de un siglo.

A comienzos del s. XX, específicamente en 1903, los hermanos Wright lograron la gran hazaña de hacer volar por primera vez un aparato que era más pesado que el aire. Este hecho se considera el inicio de la aviación, un vuelo de poco menos de un minuto que fue lo suficientemente importante para demostrar que era posible lo imposible… ¡volar!

Al poco tiempo, el brasileño Alberto Santos Dumont, ligado a una familia rica dedicada a la producción de café, fue más allá. Estaba decidido y convencido que era capaz de idear un aparato volador que se sostuviera en el aire de forma prolongada.

Pasó por el diseño de globos de aire caliente, con los cuales pudo volar alrededor de la torre Eiffel en 1901. Sin embargo, Dumont tenía otros objetivos; soñaba con una máquina que produjera su propia energía para generar fuerza, movimiento y luego sostenerse en el aire gracias a la aerodinámica. Y así lo hizo, cuando en 1906 logró volar con el primer aeroplano de alas fijas y ruedas para facilitar el desplazamiento. En su primer intento voló 60 metros, luego más de 200 y así seguiría inscribiendo nuevos avances que nadie había logrado anteriormente.

La genialidad de Santos Dumont no sólo cambió para siempre la historia de la aviación, también lo hizo en la industria relojera…y eso es lo que nos ha llevado hasta acá.

En 1906, cuando consiguió su gran proeza, se le organizó una pomposa celebración en Paris donde asistieron destacadas personalidades de la aristocracia de la época. Entre los invitados estaba nada menos que Louis Cartier, quien era muy amigo de Dumont. Ahí es donde se genera el “primer flechazo” entre la aviación y la relojería.

Santos Dumont le comenta a su amigo Cartier lo difícil que se le hace estimar el tiempo transcurrido a través de su reloj de bolsillo mientras piloteaba su avión último modelo. Entonces, el genio de la relojería inmediatamente visualiza una oportunidad…crear un reloj de pulsera para hombres y especialmente para pilotos.

De esta forma nace el primer reloj de piloto de la historia.

“Cartier Santos Dumont”, mecanismo que hasta hoy se comercializa y es apreciado por su alta calidad y fundamentalmente por su interesante historia.

Reloj Cartier Santos – Inicios del s. XX


Avanzaremos 30 años para llegar a otro momento clave en la historia de la aviación, de la relojería y también del mundo moderno.

En la Segunda Guerra Mundial, cada uno de los bandos comprometidos buscaba vigorosamente la forma de sacar ventaja ante su oponente: armas, tecnología, códigos secretos, estrategia militar, espionaje, etc.

Es así como antes del inicio de esta Guerra, Hitler sabía muy bien que no iba a respetar el Tratado de Versalles (1919) y anuncia, contraviniendo dicho Acuerdo, que el ejército alemán se reformará -incluyendo la aviación- y es cuando surge la mítica y temida Luftwaffe, que tenía como principal objetivo desequilibrar los enfrentamientos a favor de las fuerzas Nazis, a través de una superioridad total desde el aire y por medio de ataques relámpagos que generaron pérdidas humanas y de infraestructura de forma nunca antes vistas.

No nos centraremos en los horrores de la guerra y atrocidades realizadas por los Nazis durante esta devastadora época de la humanidad. Seguiremos enfocados en nuestra pasión: los relojes.

Dentro de los grandes desarrollos aeronáuticos impulsados por la Luftwaffe, están los impresionantes aviones Junkers Ju 87 Stuka y Messerschmitt Bf 109, los que se transformaron en las armas más letales y temibles de ese momento.

Pero también hubo un pedido muy diferente que desde la óptica de la industria relojera y de los que amamos los relojes, fue un hito en la historia de la relojería universal.

Se desarrollan los relojes B – UHR (Beobachtungs – Uhren o Relojes de Observación)

Estos relojes militares tenían que cumplir 3 principios básicos:

  • Fáciles de leer
  • Fiables y Precisos
  • Con parada de segundero (para que los pilotos pudieran sincronizar sus relojes antes de sus misiones)

Estos relojes pertenecían a la Luftwaffe, no a los pilotos. Antes de cada misión se asignaban personalmente y después de las operaciones militares se recibían y revisaban para asegurar su buen funcionamiento.

Dado los grandes volúmenes que se necesitaban, los B-UHR fueron encargados a 5 empresas relojeras de la época, las que siguen funcionando y se convirtieron en verdaderos “grandes de la industria” hasta nuestros días.

Estas marcas relojeras son:

  • IWC (suizo)
  • Stowas (alemán)
  • Laco (alemán)
  • Lange & Sons (alemán)
  • Wempe (alemán)


Tipo A – UHR tipo A, fue el primer reloj diseñado y entregado a los pilotos en 1940.

Tipo B – modelo lanzado en 1941.


Ambos entregaban una gran legibilidad; la corona prominente para ser activada fácilmente con guantes puestos.

Un triángulo inverso y dos puntos para facilitar, sólo con una mirada, la dirección frontal.

En el reloj tipo A, los números del 1 al 11 están ubicados de forma tradicional y luminiscentes para otorgar visión nocturna.

En el reloj tipo B, el dial cambia bastante en comparación al tipo A. Se resaltan con fuerza los minutos y los marcadores horarios están situados en una sub esfera menor al centro.

Luminiscencia nocturna de marcadores y agujas.

Ambos relojes tenían la caja grabada con FL 23 883 (FL = Flight / 23 = Navegación / 883 = Código aeronáutico).

Esperamos que a todos nuestros seguidores les haya gustado esta breve reseña de relojes históricos, simples y funcionales.

En Caballero Armado, nos encantan estos relojes; sentimos que cada vez que los miramos en nuestras muñecas no sólo nos dan la hora, también nos producen emociones y mucha satisfacción de poder apreciar su diseño robusto y masculino, incluyendo al mismo tiempo sutilezas que los hacen relojes incomparables.

En nuestra página web www.caballeroarmado.cl, tenemos la colección de relojes de pilotos más amplia del país, ofreciendo a los interesados marcas alemanas como Laco, Iron Annie, Zeppelin, entre otras, todas fieles representantes de la industria relojera alemana. 

Algunos de nuestros modelos de relojes Flieger alemanes

Laco Friedrichshafen Automatico
Laco Automatico Frankfurt GMT Grau
Iron Annie - Movimiento Automático


Français 4/8" blanca Thiers-Issard

Français 4/8" blanca Thiers-Issard

Thiers-Issard
$149.900
Bullet Journal Blush

Bullet Journal Blush

Leuchtturm1917
$24.900
Bullet Journal Black

Bullet Journal Black

Leuchtturm1917
$24.900